lunes, 28 de diciembre de 2009

Probiótica

Si no recuerdo extraordinariamente mal, Campanita (el hada que acompañaba a Peter Pan en sus aventuras) abría una bolsita o una cajita de la que salían despedidos polvos mágicos que podían hacer volar a quienes los tocaran o se toparan con sus partículas.
Algo así, pero diferente, me sucedió hoy en el almuerzo: abrí mi frasco de semillas de sésamo y salieron a volar unas 8 polillas que se estaban alimentando tranquilas y rechonchas. Me aletearon en la nariz pero no me llevaron a ningún lado, así que sacudí un poco las semillas, saqué la parte de arriba y puse un puñado en el revuelto de lentejas y vegetales que me había preparado. Conclusión multiple choice:
a) soy una asquerosa;
b) me voy a volver biónica;
c) estoy pasando a un nivel superior de mi tolerancia por las comidas conservadas en forma dudosa.

4 comentarios:

Lil dijo...

Nnnaaa... Pero es posible que mastiques algún gusanito.

Maria dijo...

en ese orden lau!! jaja pero lo que no mata, fortalece!!!!

Luciano Saracino dijo...

No podés.

Quedó algo? Estoy con un poco de hambre y estoy planeando una excursión a la cocina en búsqueda de provisiones y/o polillas.

c. dijo...

no es tan grave, che!

si agarraron el sésamo habrán tomado ya todo tipo de cereal. chequear eso.

antipolilla natural: flores de lavanda seca.

beso!

deleite leer todo junto!