martes, 29 de diciembre de 2009

Cream

El secreto de la playa es encremarse las 24 hs. del día. Sólo así se puede sobrevivir a la exposición desmedida al sol, a la sal, a la arena y al viento. Por lo tanto, hacer playa también es trabajar, en cierta medida y, si nos tomamos un descanso de la actividad física, este escape se compensa con la unción permanente y minuciosa de todo tipo de crema, gel y protector solar. Si no creen que sea así, cotejen mi cronograma playero con el suyo:

10 am: crema hidratante en el rostro, porque recién me levanté y lo siento algo tirante.
Mediodía: protector solar 30 minutos antes de llegar a la playa, para que empiece a hacer efecto.
12,45 hs.: llegué hace 15 minutos a la playa y me estoy derritiendo. Me voy al mar.
13,10 hs.: salgo del mar con los labios azules y me dispongo a secarme al viento, como bombacha de abuela. Espero estar un poco escurrida para ponerme protector de nuevo.
13.20 hs.: ojalá no me haya incinerado estos 10 min al sol sin custodia hinds. Trato de ponerme el protector: primero la cara, luego la panza, luego el escote, los hombros, los brazos, las piernas y, ahora sí, la espalda, haciendo contorsiones circenses y viendo cómo el resto de los veraneantes piensa: "pobre chica, está sola y ni siquiera tiene a alguien que le pase la crema en forma pareja".
13,30: me siento a leer. Me doy cuenta que el pliegue de la panza me va a dejar una línea blanca diagonal muy poco glamorosa. Y bué. Paso la página y sigo.
14 hs.: me incinero otra vez. Me doy vuelta, para ver si mis piernas verdosas van a poder exhibirse alguna vez. Previamente, hago espinales involuntarios para pasarme el protector solar como la etiqueta del producto manda.
14,20 hs.: empiezo a sentir el ardor en aquellas regiones de la espalda a las que no llegué con mis elongaciones de brazos. Aunque es temprano, ya sé cómo termina: la piel con manchones rojos entre regiones amarronadas y saludables.
14,40 hs.: me miro las piernas y siguen tan impermeables al sol como siempre. Me aburro. Otra vez al mar.
15,10 hs.: regreso. Protector solar en todo el frente de mi anatomía. Dilemas: ¿es hora de unos mates? Pero si tomo mucho ahora voy a tener que buscar un baño en breve. Mejor espero. ¿Ya me terminé el libro? ¿Lo termino hoy o mañana? Si lo termino hoy, ¿lo entenderé bien o me lo deglutiré como al pan dulce al que no le doy tregua?
15,50 hs.: ¿voy de nuevo al mar? Si voy, es el último baño del día pero voy a salir congelada y no me secaré por 2 horas más. Si no voy, soy una bolufla que tiene al mar adelante y no lo disfruta.
16 hs.: bueno, voy.
16,30 hs.: siempre lo mismo, ¿cuándo voy a entender que tengo que hacer como las demás mujeres que están secas, marrones y abrigadas? Ahora, me estoy secando con el viento helado y la gente mira. Esto lo hacen las personas hasta los 14 años. Cuando tenés el doble, queda freak. ¿Más protector solar? Bueno, un poco, a ver si laburé toda la tarde y ahora la famosa resolana me asa como un pollo.
18,30 hs.: se absorbió el protector, se fue el sol, ya tomé mate, terminé el libro y le di un tarascón más al pan dulce.
18,40 hs.: ahora sí que me vendría bien un baño.
18,55 hs.: ahora sí que necesito desesperadamente un baño.
19 hs.: mmmhhh, 7 cuadras para llegar. Bueno, tal vez en 9 minutos llegue.
19,30 hs.: me baño.
19,45 hs.: combo de crema humectante, gel post solar e hidratante para la cara. Antes de dormir, un poco más de todo eso para no ser como la mujer de calabró o mimicha reutemann en un par de décadas.

Ir a la playa y vivir para contarlo es un verdadero trabajo. Pero el mar lo recompensa.

2 comentarios:

ASH dijo...

totalmente de acuerdo, yo no me pongo tanta crema , eso si. Ademas este verano me está pasando una cosa rara, no paro de pelarmeeee! me pongo crema me pelo, no me pongo me pelo, uso protector me pelo, no lo uso me pelo. Para mi la clave esta en el combo tuyo, tengo qe ponerme crema hidratante ademas de la post solar. Esa me esta cagando jajaja igual ya me emparejé ;) jaja pero para mi entrega de diplomas tenía la espalda tipo mapamundi. Un asco, deci qe soy simpática jaja :P Beso ídola, felicidades en este nuevo año :)

demasiadolistas dijo...

Me mori! es la mejor crónica de un dia de playa que he leído! es tal cual! pero que el mar recompensa todo es la gran verdad!! Así quede mal quemada por los rollos y las deficiencias del protector solar (mías en realidad que he llegado a ponerme de manera despareja hasta en las piernas...si, en la parte de adelante)