domingo, 15 de marzo de 2009

Balanza

A todos los amigos de Insolada que me han dado fuerzas para iniciar mi dieta, les cuento que he pasado 15 días sin pisar una panadería y que eso está lesionando mi cerebro cascoteado, puesto que ayer he soñado con napolitanos*.
Sin embargo, mi canalización onírica de la gula no me impide recordar con cariño las indicaciones de Caro (C., en sus firmas) y del amigo Quique, que tan bien me ha metaforizado el proceso de estar "a régimen", como decían las abuelas, con la dieta del lagarto: comer poco y tirar harto. Una verdadera genialidad.
A continuación, un breve informe de avance sobre mis logros nutricionales:
1. Días sin consumir pan en las comidas: 15.
2. Cantidad de rebanadas de pan por día: 2 (light), sólo en desayuno.
3. Número de días sin comer carne: 15.
4. Cantidad de clases de gimnasia: 5.
5. Bebida más consumida en las últimas semanas: agua.
6. ¿Azúcar o edulcorante? Siempre edulcorante.
7. La vieja amiga a la que no se la llamó en las 2 semanas: la miel.
8. Malajunta evadida en este periodo: las melbas, el chocolate después de comer, la manteca por las mañanas, el arroz con leche tregar, las barras de crocante de maní, la cerveza a mitad de semana, la chocolatada, las melitas ultramojadas en el té, las cremonas rellenas de membrillo y siguen las firmas.
9. Peso reducido en este tiempo: ignorado (me dan terror las balanzas).
10. Proyección estimada de mantenimiento de la dieta: impredecible.

Como verán, me estoy orientando al fracaso y hoy, un día después de haber escrito esto en borrador, decirle No a las facturas del domingo a la tarde y a las facturas sobrantes del lunes a la mañana me ha provocado un dolor punzante en la región cerebral del vicio. Otra semana para remar cual gondolieri en aguas de helado cremoso derretido. Allí voy.


* Los napolitanos son las facturas hechas con sobrantes de las demás facturas, que parecen porciones de torta y siempre son oscuros, porque tienen algo de chocolate o de algún ingrediente inexplorado. Hay panaderías que los hacen detestables y otras que los preparan adictivos. Puedo dar direcciones.

6 comentarios:

Daria dijo...

Amiga ..... el amigo pantalón (de jean mejor, salvo que esté re contra estirado) tb puede darnos idea de cómo estamos..... pesísticamente hablando.
Eso sí semanas relacionadas con Andrés y alrededores, no cuentan.

MaGui (Sí, sí... la misma) dijo...

El jean jamás es amigo, cito a Mera Correa "Hay ropa que juzga y ropa que acompaña. El jean siempre juzga". Dígale no a la balanza, no a la ropa estreñida y sí a la liberación vegetariana!
Vamos amiga, tu puedes! quiero decirte que tu panorama es mucho mas alentador que el mio... congrats

Anónimo dijo...

¿Qué tan gorda sos?

Laura dijo...

ja, ja! Qué tan gorda sos? Me encantó. Depende del día, estimado anónimo, depende del día.

M. (Una Ramera) dijo...

pero se te nota bastante tranquilita!!

fuerza querida! no te rindas por una medialuna!!

quique dijo...

Hola Laura, gracias por recordar mi modesta (pero complaciente) sugerencia.

Si bien comparto contigo esa máxima de alcanzar un peso adecuado (aunque nos rindamos al determinismo de la balanza), quizá no sea necesario convertirnos, los chicos en esforzados militantes del gymnasio y las chicas en deslumbrantes chicas "cosmos", para mantener nuestro sex appeal, no? O es que los/as gorditos/as no tenemos derecho a la salud mental??! Valgame dios!!

Dicho esto, procederé a cambiar ese pye de ricota que me guina el ojo desde la cocina, por un refrescante melón helado que espera por mi en la refri. Esto mientras espero el invierno....