lunes, 7 de enero de 2008

Agobio

Cada enero me doy cuenta de por qué no uso agendas, a pesar de todo lo que me gustaría:

todavía no encontré una actividad que supere en aburrimiento a la de pasar los números de teléfono de un directorio a otro.

Estoy usando una agenda 2007 (regalo de cumpleaños 2006) porque aplacé un año esta soporífera tarea: hoy a la tarde me dispuse a llenarla minuciosamente con los datos necesarios, pero dejé la tarea a la mitad.

Tal vez, la desorganización y el caos que me caracterizan insisten en no pasar de moda y, así, luchan por imponerse y dejar a un lado las hojas planificadoras y pro-memoria.

2 comentarios:

Luciana dijo...

yo reconozco que no usé nunca, hasta que me dí cuenta que me ayudaba a sobrellevar el papelón de olvidarse de los cumpleaños. Ahora "recuerdo" todos y encima el/la cumpleañero/a en cuestión me dice "ay pero qué memoria nena". Qué triste conclusión ja.

Anónimo dijo...

en la foto estas igual a BJORK !!!
jijiji...
saludos...
Maxi