miércoles, 26 de septiembre de 2007

Complacencia

(Pareja caminando en contra de mi sentido de desplazamiento, que discute y pasea su perro simultáneamente).
(Ella) —Ya te dije que no, que no y que no. Que eso no me gustaba.
(Él) —¿Qué cosa no te gustaba?
(Ella) —Eso que ya sabés.

Las chicas deberían guardarse sus omisiones enigmáticas para cuando realmente haga falta. Si no, los escuchadores espontáneos como yo se pueden hacer una película XXX de la negativa (tal como sucedió en mi caso) y disparar su imaginación sobre los modos en que continuó esa charla. Aunque, por la expresión de hastío durativo de la chica, bien podría haberse referido a su disgusto por comer milanesas fritas cuando ella las prefiere al horno.

3 comentarios:

Daria dijo...

Y sí, o no .... en realidad qué sería de la práctica colectivezca de la escucha de conversación ajena si se conociera todo el contexto de la cuestión .... Mmmm se perdería un poco el encanto, no? Además suele ser mucho más entretenido lo q tu frondosa imaginación te permite que la simple y monótona realidad

\_O_/ dijo...

Estoy muy de acuerdo con Daria. Y, con su comentario, no puedo evitar acordarme de "El Gran Pez". Creo que esa pelicula lo refleja a la perfección (y me emociona hasta las lágrimas).

Magui ( pro salto del tigre) dijo...

Apuesto 10 a 1 que era una conversación del tono triple X... y no me sustento en mi deseo de creer q ella era un poco inhibida, sino en que no habría lugar a otra cosa. Si la charla era de la milanesa, el tema se hubiera resuelto tirándosela por la cabeza para luego quemarlo con el aceite hirviendo al grito de "las frituras engordan, te lo dije mil veces". Sólo le dio la cosa vergonzosa para hablar de "ESE" tema, si si, justo de ese q a quien no sonroja? Digale no al tabú sexual! Besos con lencería erótica