lunes, 24 de septiembre de 2007

Desierto

La percepción clara de que la organización doméstica se encuentra a la deriva surge cuando hay que cortar el pomo de dentífrico (exprimidísimo) por la mitad y escarbar en su interior, con el fin de encontrar un poco, sólo un poco, de pasta dental.
Hoy es el día de las compras generales y del enfrentamiento devastador (porque siempre se pierde, eso está claro) con las cifras ilusorias de la inflación nacional.

2 comentarios:

Daria dijo...

Con eso de "las cifras ilusorias de la inflación nacional" te me hiciste grande, eh? como que eso es cosa de grandes, de padres, de gente más mayor ... creciste Laurita !!! Yo todavía oficio de hija, viste?

Laura dijo...

No, no, no!
No me hice grande!
Sólo es que tengo que ir al supermercado y el único efecto de crecer, se verifica en que ya no puedo sentarme dentro del carrito para que me empujen. Eso es una pena, pero ya habrán carritos para adultos-niños!