miércoles, 20 de mayo de 2009

NS/NC

De todas las especies que pueblan la fauna social de los afectos, el personaje del evasivo es, por lejos, el que más urticaria me causa.
Ése que cree que lo que se dice nunca le está dirigido; el que considera que nada de lo que hace es tan grave como para generar un problema; el que cree que no está metido en el asunto; el que cree que la responsabilidad es del otro; el que cree que el paso del tiempo lo atenúa todo; el que cree que si no te ve por un tiempo te olvidás; el que cree que si cambia de tema se puede barrer el problema debajo de la alfombra; el que cree que si está mal de ánimo se le perdona todo; el que cree que si está bien de ánimo se le perdona todo; el que cree que porque lo querés lo vas a aguantar así, sin autocrítica; el que no sabe nada de vos pero te derrama todas sus noticias como si fueran un bidón de jugo Suin puro; el que no pregunta sobre tu vida para no meterse en terreno desconocido pero te informa a fondo sobre la suya sin que esboces ni un interrogante retórico; el que cree que no tiene que dar explicaciones por nada; el que cree que la forma en la que se dicen las cosas no importa; el que cree que vos siempre podés comprender; el que cree que si es malo de memoria es impune.
Y no es así. Para qué mentirle, aunque es cierto que tampoco le importan mucho las verdades.

3 comentarios:

MaGui (Sí, sí... la misma) dijo...

Ya imaginé los nombres a quienes van dedicados cada uno de esos reclamos.
Veo el mío detrás del que dice "El que cree que la forma en la que se dicen las cosas no importa"
Voto por "el post escrache" Cada vez que haya una crítica, pondremos a quien va dirigida jajaja Besos

Fasmid dijo...

El escrache propuesto por MaGui sería infinito. Lo tuyo es increíble, y aviso a los incautos que escapa al género.

Respetos míos y de los que llegaron hasta acá desde por acá.

Daria dijo...

Chan! Enojada?