viernes, 19 de diciembre de 2008

Caniche

Y sumando un ítem más a los odios decembrinos, en homenaje a un mes que apesta, agregaré un rechazo más, desde lo más profundo de mi alma:

ODIO LOS PLANTEOS "DE MINA"

Y no estoy hablando de debates, confrontaciones o discusiones que se desarrollan entre mujeres, porque yo, al ser mujer, también protagonizo situaciones como ésas.
Me refiero
a los pensamientos enroscados,
a las analogías arbitrarias,
a las conclusiones Para Ti,
a la sensibilización excesiva
y a los reproches con tono maternal.

"Por qué dijiste que te dijera lo que nunca tendría que haber dicho que lo dije, teniendo en cuenta que lo decía porque no puedo evitar decir lo que digo", uf.
No olviden que inicié el mes clavándome un enchufe hasta el fondo; no jueguen con mi paciencia justo ahora.

5 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

Las mujeres tienen que dedicarse menos a pensar y más a otras cosas.. se entiende, ¿no?

Saludos

Pd: me refiero a la cocina, ¡mal pensados!

MaGui (Sí, sí... la misma) dijo...

Soy una análogadora arbitraria por excelencia, una militante de los pensamientos enroscados, una enemiga enferma de las sensibilizaciones excesivas y de los reproches mater/pater nales. Así que no sé de que lado de la linea pararme. no será que todos somos un poco eso según el momento en el que estemos?

Daria dijo...

Si alguien me dijera cómo hago para no pensar en este moemnto, se o agradecería.

M. (Una Ramera) dijo...

Dos cosas
1. Estoy cada vez menos minita. Aunque nunca lo fui del todo.

2. Lo peor son los tipos que hacen planteos minitas. Los detesto y no tolero ni en diciembre ni nunca!!

Besos grandes!

c. dijo...

justo! para mi la categoría es esa:

"de minita"

y tiene muchas otras ramificaciones!