martes, 4 de marzo de 2008

Yoamoamimamá

Otra vez me cedieron el asiento pensando que mi abdomen inchato se debía a un embarazo (incipiente, por lo menos quiero creer eso).
(Tantos años de gimnasia para nada)
Lo peor, es que totalmente inconsciente del fallido, me senté feliz y desplegué mis apuntes; en ese momento, levanté la vista y el señor continuaba a bordo del colectivo, blasfemando mentalmente contra la fertilidad femenina.
(¿Conservar el asiento o rebelarse contra la preñez autoritaria? That is the question)
Lo llamé cordialmente y lo invité a recuperar su asiento, "porque yo pensé que te bajabas, por eso me senté".
(El tendría que haber salido del paso diciendo "no, quedate, porque yo en un ratito me bajo")
El señor regresó al asiento y sobrevivió la siguiente media hora de viaje masajeándose el entrecejo, en señal de escondite anímico y, tal vez, algo de cansancio laboral.
(Uf, ahora todos los pasajeros mirándome la panza e indagando sobre mi situación de posible gravidez)
Al final, no llegué a la clase de gimnasia de ese día y, en represalia anónima, me compré un pan relleno con cebolla y queso, para compartir y tomar mate.
(La dictadura abdominal es una práctica idiota de los hombres que, casualmente, no se caracterizan por una musculatura ventral privilegiada)

4 comentarios:

\_O_/ dijo...

¿Cómo concluiste que te cedió el asiento por creer que estabas embarazada? ¿Por la actitud posterior al aceptar recobrar el asiento o por negación de un posible acto de seducción?

Laura dijo...

Muy bien por el regreso!
Creo que por la actitud culpable y algo resignada con la que me cedió el asiento la primera vez, y la facilidad con la que volvió en cuanto vio que su acto de arrojo no era necesario. Si no, hubiera optado por decirme "no, dejá, seguí leyendo tranquila", como cuando hace mucho tiempo un muchacho me cedió el asiento porque estaba estudiando parada y al borde del derrumbe corporal.

Daria dijo...

Jajajajjajaj! Estos tipos... en fin...
bien por aquel chico, flor de pejerto este viejo!

Luciana dijo...

jajaj pero...y si estabas embarazada de verdad, acaso no era probable que igualmente quisieras leer una vez que te sentaras?? me maree