miércoles, 5 de septiembre de 2007

AndreaCeleste

Ah, y en contrapartida de mi entrada anterior, va esta nota al pie:
Hace algunos días, una vecina me preguntó: "¿Vos tenés mamá?".
Mi mamá hace mucho, demasiado, que no viene a casa.
Supongo que si hubiera seguido siendo buena, muy buena, no me habría mudado a una dirección a la que, para llegar desde Lanús, hay que tomarse dos colectivos como mínimo.

3 comentarios:

\_O_/ dijo...

Mudarse cerca de los padres no es generalmente un gesto de buen hijo, sino un gesto de hijo aprovechador.
Bajo la excusa de "quiero estar cerca de uds. para visitarlos seguido" se esconde la egoista intencion de tener comida rica, lavanderia y auto -entre otras facilidades- a un costo relativamente bajo: tener que verle la cara a tus padres dia por medio.
Quien no lo hace, bien puede ser porque no lo necesita, porque no le parece etico, o porque el costo de ver seguido a los padres es mas alto que todo lo anterior. Tiendo a creer que a vos te tira mas esto ultimo ;-)

Magui (o en su defecto la tia Maguita) dijo...

Sobre yerbas, mates lavados y cariños maternos. Me preguntaba leyendo esto: ¿dónde quedamos aquellos hijos exiliados pueblerinos? Que no solo fuimos muy "desobedientes" al ser adolescentes, sino que ademas (Dios me libre y me guarde de tanta maldad casi sádica) osamos huir de manera impune de nuestros pueblos natales, hallándonos a distancias de 700 km del hogar materno? Yo fui de las malas, de las mas malas, pero jamás borracha (ni drogada, ni "endrogada" como dicen las viejitas q viven enpastilladas sin saberlo) Y eso me convierte en maquiavélica, x q no solo era cruel, sino que consciente y gustosa de mi perversión... besos tiranos...

madsol dijo...

Me gustó tu blog, parece que compartimos la "falta" de mamá. Te seguiré visitando.