sábado, 5 de febrero de 2011

Separatistas

Plaza de los Virreyes, línea E.
Dos muchachones (con todas las características que los hacen "ones") sorbían con ruido una caja de jugo Baggio y comían un sandwich con estrépito. Su viaje comenzaba como siempre, cuando observaron lo impensado: una mujer entraba a la cabina de conducción del primer vagón, lista para poner el chorizo subterráneo en marcha. Reproducción del diálogo:

—Uy, boludo, ¿una mina va a manejar el subte?
—Sí, boludo, nos vamos a matar todos.
—No, yo te digo lo que hacemos: que ella se quede con el primer vagón y nosotros, en este que es segundo, nos separamos y seguimos por nuestro lado. Más vale.

Machismo vehicular por encima y por debajo de la tierra. Tal vez sea una planta gigante y maloliente que, en los caminos del subte, muestra sus raíces.

3 comentarios:

+ adrimosar dijo...

ya lo dijiste en tus etiquetas: IDIOTAS

MaGui (Sí, sí... la misma) dijo...

ay por favor... el sistema se agota... nos quedaremos solas por siempre, el mercado de hombres se ha desquiciado por completo

Hernán Carreras dijo...

Ja, hace un tiempo leí en algún lado que la mayoría de "los" maquinistas de subte son "las".
Pobres muchachos si se enteran...