lunes, 21 de junio de 2010

Arrebato

Hay frases que, en el fragor de una charla, se entienden, pero después se vuelven muy difíciles de remontar.
Ya pasó una semana desde que comenté que, aunque parezca tonto, siempre me ha parecido que mi abuela Virginia me acompaña en una suerte de versión fantasmal. No porque haga nada especial, sino porque estoy segura de que cuida mis pasos. Los amigos reunidos, que estaban muy entusiasmados con la temática paranormal que se venía desarrollando, atinaron a responder:

"Claro, ¿por qué no? Muy bien"
y, así, del tópico experiencias sobrenaturales pasamos al comprensión del desequilibrado.
Quiero aclarar que no estaba ebria, y aún sostengo mi idea. Pero todavía hoy creo que la manifestación no era necesaria.

5 comentarios:

Fasmid dijo...

Claro. Por qué sí?

Azul dijo...

:P lo que pasa es que hay cosas que NO hay que contar por mas ciertas que te puedan parecer.
Porque incluso aunque tuvieras razon, es muy buen tema para tomarlo a la chacota!

demasiadolistas dijo...

Mortal!!! si de las conversaciones que mantenemos sacáramos tooodas las frases y/o conectores usados inútilmente sin sentido cuánto tiempo ganaríamos!!!!

Flor G. dijo...

Tus posts siempre me hacen reir tanto, pero tanto. Escribis un párrafo de 5 líneas y termino doblada en dos de la risa.

Laura dijo...

Fasmid: ¡porque no, te dije!
Azul: tu criterio para la confesión es lo que me faltó aquella noche.ç
Demasiadolistas: y cuánto prestigio ganaríamos también, eso está claro.
Flor G.: ¡gracias! estoy en medio de un viaje algo trash, y espero que mi próximo diario lobotómico te guste también. De más está decir que Saraza está buenísimo, aunque la presumida Aguirre pretenda deslinkearse (tal vez es la reencarnación de Gates o de Osvaldo Blogger y no nos enteramos).
Besos pa' todos!