lunes, 5 de octubre de 2009

Referencias

—Si Atahualpa es el árbol, ¿la Negra son (sic) los retoños?

No estoy hablando de las virtudes de florecer de mi gatadiva, sino de la imposibilidad de que dejen de hablar idioteces de alguien aun cuando se muere. El periodista que había pensado toda la noche la genialidad para preguntar en ronda de velorio, por la muerte de Mercedes Sosa, decidió que Víctor Heredia no podía dejar de rematarle esa iluminación interrogativa. Ni me acuerdo lo que respondió, porque en realidad me quedé pensando en la (in)necesidad de asociar al difunto con imágenes que presumen cariño, calor, grandeza o pesadez. En el caso de la cantora, sus dimensiones corporales y su estilo de cercanía le sirvieron para que la molestaran post-mórtem con imbecilidades increíbles:

—Esa mamasa de la música popular...
—Una cantora inmensa...
—Esa gallina grande que cobijaba a todos*...

Aflojemos con la metáfora, la metonimia y la poética del periodismo funerario. Tienden al giro en descubierto que revela el hablar alpédico.

* Esta construcción me pareció especialmente estúpida.

3 comentarios:

Pato dijo...

"Periodismo funerario".Muy bueno.

c. dijo...

gallina grande es malo pero... mamasa???

ger dijo...

pero no podés negar que tienen muchísima imaginación