viernes, 21 de agosto de 2009

Tarifas

Todos los que tomamos colectivos en la Capital Federal debemos hacer una difícil elección de tarifas, muy disímiles entre sí: $1,10; $1,20; $1,25. Tomándonos muy en serio la notoria diferencia entre cada pasaje —que evidentemente debe estar relacionada con una decisión sesuda y meditada por parte de las corporaciones intervinientes—, hacemos como si el colectivero no marcara siempre $1,25 porque el botón le queda más cerca de sus perezosos dedos y decimos:
—1,20, por favor.
Él, con gesto impasible de patovica buscando feos, pregunta:
—¿Cómo?
En este punto, él cree realmente que la diferencia de boleto es suntuosa y, por tanto, hay muchas personas que quieren hacerse millonarias a costa de escatimar 5 centavos por viaje. Respiro hondo y repito:
—1,20.
Tentado de preguntarme hasta dónde voy, finalmente se calla y marca.
¿Alguien les podrá explicar alguna vez que podemos colarnos en el tren, aprovechar el molinete liberado del subte, practicar la caminata rápida cuando la distancia no amerita las ruedas, pero que no le vamos a pichulear el boleto porque su pregunta "¿hasta dónde vas?" nos convoca a la más onerosa e impagable violencia?

Le dedico este post a un ejemplo de vida solidaria: Claudio, el chofer del 112 que siempre pasaba por Río de Janeiro y Díaz Vélez a las 23 hs y nos llevaba gratis a un montón de estudiantes de comunicación que íbamos para Lanús. Claudio, en nuestras dedicatorias de tesina, muchos deberíamos haberte incluido. Pero un blog es más divertido.

3 comentarios:

ger dijo...

la eterna pelea colectivero-pasajero
no hay vez que no te la quieran subir, aunque le digas "3 pesos"

+ adrimosar dijo...

lo peor es,que si uno pregunta o se equivoca, pelean también... mejor dicho: gruñen!

MaGui (Sí, sí... la misma) dijo...

El martes a la noche, tras trastabillarme con el escalón, subí al colectivo 12 con una sonrisa y le dije "hola al chofer". Jamás respondió. Le dije $1.20 y me dijo $si no te bajás en riobamba es $1.25. Le dije $1.25, gracias. Jamás respondió.Pago, me alejo.
Cruza Pueyrredón y deja el colectivo a 0 KM. Grita "flaco, vos, acá te bajás". Nadie responde. Repite "bajate flaco, forro, pagaste $1.10, te bajás acá"
Tras varias puteadas dijo "no arranco hasta que esta rata no se baje, Pagó $1.10 y hasta acá llegó"
Se bajó el chico. A todos nos dió pena