sábado, 6 de septiembre de 2008

Tualé

29/8/2008 21:12:17
Desprendimiento en baño de la sede Marcelo T. de Alvear 2230
En el día de ayer, 28 de agosto, en un baño de mujeres del pasillo lateral del cuarto piso de la sede Marcelo T de Alvear se desprendió un perfil en L de una puerta de un reservado. Cerca de las 20 horas las autoridades recibieron una nota en la cual se indicaba que “se cayó un marco de metal y el revoque casi golpeando a una estudiante”, a la que no llegó a dañar. Los firmantes eran dos estudiantes varones y en el texto no aparecían datos de la damnificada. Tras tomar conocimiento de la situación, las autoridades buscaron comunicarse con la estudiante y luego de pedir las grabaciones de la nota televisiva en la cual ella daba testimonio y de tomar de allí sus datos, pudieron contactarla a las 19 horas de hoy y combinaron una entrevista con el Decano, que se llevará a cabo a comienzos la semana próxima.


"Información destacada" - sitio web de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA

De no haber terminado de cursar, eso seguro me hubiera pasado a mí. Pobre chica, me la imagino sentada y pensando en la clase siguiente mientras se le desmoronaba el habitáculo sanitario. Este acontecimiento confirma mi indicación para la vida misma: siempre que salimos de casa hay que llevar ropa interior en buenas condiciones porque, si surgen los siniestros, es muy feo que una esté desmayada y la gente vea la bombacha desteñida, agujereada y con el elástico flojo que todas guardamos (por lo menos, una unidad) en el cajón del ropero. Sobre todo, si te encuentran en el baño de Marcelo T. "dos estudiantes varones" que firman como testigos.
Si quieren pensar un ejemplo de lo que estoy diciendo, recuerden al guardia doble pechuga en calzoncillo zunguero de color verde manzana que, al realizarse un motín en la cárcel muy heavy de Córdoba o Buenos Aires (no recuerdo bien) donde trabajaba, tuvo que pasear su generosa humanidad por la terraza ataviado con ESOS paños menores.

1 comentario:

Magui (motinera doceaposstólica) dijo...

Pero che! da igual el color del calzón del pobre hombre, si al final terminó siendo picadillo de empanada que digirieron feliz/feroz mente los doce apóstoles (nota de color) jaja! Besos!