lunes, 16 de junio de 2008

Aj!

En sábados como éste, en los que a pesar de que me duele la cabeza y una gripe ronda mi sistema inmunológico decido limpiar el baño, acomodar la habitación y resucitar a la cocina, se reavivan muchos de mis taras y ascos domésticos que no creo superar jamás. La lista, claro está, siempre es parcial: a cada momento descubro más repulsividades dignas de ser contrarrestadas.

a. Peines sobre la mesa de la cocina o del comedor.
b. Pelos en la pileta de la cocina.
c. Etiqueta de las frazadas o sábanas del lado de la cabecera.
d. Zapatos debajo de la cama a la altura de mi cabeza.
e. Pileta de la cocina con una pátina de tierra y/o grasa por haber lavado los platos.
f. Acumulación amenazante de platos sucios.
g. Migas en el piso.
h. Piso con algunas manchas de líquidos o símiles vertidos.
i. Pelusas o cositas en la funda del colchón.
j. Zapatos que se posan sobre el acolchado o la frazada.

Si no me doliera tanto la cabeza, estoy segura de que hallaría más ítem para enumerar, pero éstos ya me han dado suficiente asco con sólo escribirlos.

3 comentarios:

Monotributo dijo...

YO el creador de los blogs y la internet ..el iluminado del planeta creeis que YO puedo temeis a alguien jajajjojojo..seguramente seran maracas balas masitas e invertidos los que desafian al GENIO es decir YO creyendo que saldran victoriosos..cuantos mas sean mejor..pues MI latigo de la humildad y modestia les marcara de por vida sus delicada piel homosexual MIMOSA

Blus dijo...

Los pelos en las piletas me dan mucho asco, en especial porque juntan restos de jabón y demás porquerías, formando un cuerpo que pareciera tener vida propia.

Y peor en la bañadera, con vellos de los más diversos lugares de procedencia!

Saludos!

Daria dijo...

Acuerdo con Blus, los pelos en la bañera son repulsivos ... pero bué, son cosas que pasan. Igual aún peor son los pelos en el jabón.... puaj!