lunes, 19 de mayo de 2008

Catódico

Ahora que no tengo tanto tiempo consumido en estudiar, puedo dedicarme por microrratos a una afición que debería ser totalmente subterránea: mirar programas bizarros en la tele por cable. El único problema es que mis recomendaciones son retroactivas: como no puedo saber qué es lo que va a salir, mis comentarios siempre son relacionados con temas que ya salieron y que difícilmente puedan los demás ver. Sin embargo, dada la calidad estilística de esas joyas, es de esperar que sigan con su proyecto televisivo en las mismas condiciones, así que nada se pierde con sintonizar a la hora señalada el canal indicado.

1. "Teología para todos", domingos a las 18 hs.
Emisora: Canal de María (o algo así: es el 2 de Telecentro).
Qué es lo que vi: un curso de teología impartido por un sacerdote y un extraño especimen humano femenino al que le habían puesto una mesita de vidrio para que no se despatarre y muestre su ropa interior. El sacerdote dictaba una clase sobre el noviazgo y la tentación (¿de comer facturas, padre?), mientras el cyborg bíblico leía consejos de una presentación de power point. Según lo que aprendí, el novio tiene que ser trabajador, puntual, serio y saber ponerle los límites a la mujer cuando ésta se pone toquetona. Ella, en tanto, debe ser sumisa, femenina, modosita y saber decir "no" a tiempo, o incluso antes.
Lo extraño es que al sacerdote, en un esfuerzo de empatía, siempre se equivocaba y, en lugar de decir: "si él quiere tener relaciones sexuales antes del matrimonio...", explicaba: "si yo quiero, ejem, si él quiere tener relaciones sexuales antes del matrimonio...".

2. "Mujer", de lunes a viernes a las 14 ó 14,30 hs.
Emisora: Canal de las Estrellas (México)
Qué es lo que vi: una historia de la vida misma representada por lloriqueantes actores que, más o menos, era así:

Viven dos hermanas en un departamento muy chico, muy chico, con el marido de una de ellas;
La hermana soltera seduce al marido ajeno y logra llevarlo hacia su cuarto con el desenlace que todos sabemos;
Queda embarazada;
Llora;
Grita;
Le cuenta a su amante;
El amante decide decirle todo a su mujer;
La mujer llora y grita también, pero tiene un plan, que no se cuenta pero se nota en su mirada;
Deja que su hermana viva su embarazo en la casa;
La acompaña cuando da a luz una nena;
Recibe a la bebé en sus brazos y la trae a su casa, con su marido;
La hermana traidora pide tenerlo en sus brazos y en ese momento se entera de que su hermana ha decidido robarle a su niño y echarla, todo en 5';
La hermana traidora termina trabajando en un prostíbulo, ebria, diciéndole a sus clientes que ha perdido lo único que quería en la vida: su hija.
Al volver al piso, la presentadora dice: "Ella ha aprendido el valor de la lección; hay errores que se pagan muy caro".

Como el post se está haciendo muy largo, continuaré con otra perlita a la que le estoy haciendo el seguimiento desde hace un tiempo, pero merece más líneas de las que le podría dedicar ahora, que ya me cansé de mi crítica televisiva.

4 comentarios:

\_O_/ dijo...

Comprate un libro. O un perro.

Monotributo dijo...

ooohh MI niña SOY apenas un iluminado ..un genio ...una persona perfecta...un humilde...un modesto eso apenas SOY ..un perseguido por poetas y pensadores a quienes los he caducado..y el diccionario un libro infantil..pues bien has tenido la dicha que me detenga unos 10 seg. de MI vida en estos blogs urbanos..MIMOSA

Blus dijo...

Jeje mortal el acto fallido del sacerdote..

Muy bueno el blog, saludos!!

Daria dijo...

Totalmente de acuerdo con blus. Lo que más me llamó la atención es el fallido del religioso en cestión. Un Freud a la derecha por favor! Bah1 ni eso necesitamos!